Quantcast
Tecnología

Lo dijo una vez un dummy: Turing Test

Territorio Informativo

Entraditos ya en temas de computación y robótica, no podemos dejar de mencionar lo referente al Test de Turing que se aplica a computadores para conocer su capacidad y posible comportamiento inteligente indistinguible al del ser humano, esto por medio de la medición de sus habilidades comunicativas.

turing-test-2-territorio-informativo.jpg1246936875

Imagen: YouTube

Este test fue presentado en 1950 por, evidentemente, el más que bien versado Alan Turing, en éste se prueba la inteligencia de las máquinas midiendo su comportamiento sistemático. Durante la prueba se coloca un juez en una habitación y en otra, a una persona y una máquina: el juez debe discernir, por medio del lenguaje provisto gracias a una serie de preguntas, quién es la máquina y quién la persona. Tanto la máquina como la persona puede proporcionar información falsa en respuesta, y que si es el ente artificial lo suficientemente hábil como para confundir al juez, se dará fallo en su favor; es decir, se considerará inteligente.

La prueba se ha llevado a cabo en diversas ocasiones, ¿los resultados?, digamos que de momento no existe aún una máquina lo suficientemente sofisticada como para pasar por un ser humano. Sin embargo, en 2014, y durante el homenaje por el 60 aniversario luctuoso de Alan Turing en Londres, no pudieron pasar por alto la celebración con una puesta en marcha del test, con lo que los investigadores dieron con un chatbot de nombre Eugene Goostman que simula ser un adolescente ucraniano y que, hasta el momento, ha logrado convencer a más de 30 personas de ser un humano… ¿qué tal?

turing-test-territorio-informativo

Imagen: emaze

Adicional a esto, ¿sabías qué existe un concurso anual llamado Premio Loebner?, éste tiene como objetivo demostrar la inteligencia de las máquinas por medio del sistema implementado en el Turing Test, ofreciendo un incentivo económico al creador del programa que logre pasar la prueba con honores… pero, tal como sospechas, no ha habido aún quien reclame la digna corona; pues a pesar de sus diversas ediciones (activo desde 1990) y a la variedad de reconocimientos entregados (premios económicos parciales o medallas de bronce), no ha habido quien pase con el ordenador más inteligente: aquél que los jueces no puedan distinguir de un ser humano, que incluya descifrado y comprensión lectora, así como entradas visuales y auditivas. Una vez que se erija un conquistador sobre todos y que se haga acreedor a la medalla de oro y al premio de 100 mil dólares, el Premio Loebner se disolverá, pues ha de ser adjudicado una sola vez.

Así que ya lo sabes, seguimos evolucionando en el campo de la robótica e inteligencia artificial (como en muchos otros de la ciencia y tecnología) pero nos falta mucho para ser completos dioses; así que no te estreses, no hay que guajirear con un apocalipsis tipo sci-fi, tales consideraciones forman parte del mismo campo de investigación y desarrollo… ¡tranquilo! Sólo hay que soñar con una sociedad tan cognitivamente avanzada como su propia tecnología:

“Por mucho, el mayor riesgo que representa la ‪‎Inteligencia Artificial‬ es que las personas se anticipan en concluir que la entienden por completo.” – Eliezer Yudkowsky

 

Fuente: Redacción

Haga clic para comentar

Haz un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Arriba
A %d blogueros les gusta esto: