Quantcast
Cultura y Entretenimiento

La manzana del conocimiento: 61 años de Steve Jobs

Apple

Visionario, impulsivo, irritable, odiado, amado, pero sin duda uno de los iconos más importantes e imponentes del siglo; así era Steve Jobs, el genio detrás de Apple que nos dejó un enorme legado tecnológico aunado a su inusual estratégica estética para vender. Obsesivo por naturaleza y minimalista por necesidad, esas eran las piezas del rompecabezas que lograron un equilibrio para que el magnate lograra posicionar a la manzana mordida como un elemento indispensable y de prestigio.

¿Pero qué lo impulsó a entregar su vida a la ciencia computacional?, ¿qué había detrás de esa mente creativa?, ¿cómo lograba hacer todo tan funcional para crear necesidades?

El eslogan de Apple era "Piensa diferente" y su primer logo era una manzana inspirada en Newton. La mordida simboliza el conocimiento. Foto po: Arweb.

El eslogan de Apple era “Piensa diferente” y su primer logo era una manzana inspirada en Newton. La mordida simboliza el conocimiento. Foto por: Arweb.

A primera instancia, Steve se mudó a Palo Alto junto a sus padres adoptivos. Para su sorpresa, era una ciudad importante en la industria de la electrónica, así que rápidamente comenzó a desarrollar interés por dicho rubro aunado a los gadgets. El boom ocurrió cuando se unió al club Hewlett-Packard Explorer Club, en donde los ingenieros les mostraban a los jóvenes productos computacionales. A sus 12 años, el pequeño genio vería por primera vez una computadora y de inmediato supo que ahí estaba su futuro, sin saber que él sería el futuro tecnológico.

Es importante mencionar que sí, por muy trillado que se escuche y parezca, todo tiene una conexión, ¿por obra de qué o quién?, eso sigue siendo un dilema; sin embargo, el haber estudiado caligrafía en la universidad, en la cual sólo duró seis meses debido al alto costo, le dio una visión importante y de relevancia para el manejo de tipografías del primer ordenador Mac.

Pero las brillantez de Jobs no sólo radica en el interés y minuciosidad de construir ordenadores, sino de crear aparatos funcionales y poner el punto fuerte en la estrategia de ventas. En 1974 consigue laborar como técnico en la empresa de videojuegos Atari Inc., en donde colabora para gestionar el juego Breakout, al tiempo que planeaba construir un ordenador casero junto a Steve Wozniak. Steve obviamente se encargaría de expender la herramienta y lo logró mediante técnicas calculadoras. De ahí su fuerte por posicionar sus productos.

En 1976 nace Apple Computer Company y más que centrarse en realizar un computador ordinario, Steve ponía todos sus objetivos en las necesidades de las personas para comprar. Ejemplo de ello fue Lisa, el primer computador de la marca diseñado para un target con poca experiencia en informática. Después vendría Macintosh, un computador diseñado junto al primer mouse, en vez de la línea de comandos, lo cual facilitó su uso. De ahí el éxito de las posteriores herramientas.

A pesar de someter a sus empleados a su liderazgo soberbio y desenfrenado, fue haciéndose de comentarios como el empresario más exitoso conforme a la evolución de sus ideas y conceptos de sus obras.

Steve Jobs en Pixar. Foto por: Louie Psihoyos.

Steve Jobs en Pixar. Foto por: Louie Psihoyos.

Para 1986 abandona Apple y decide convertirse en inversionista de The Graphics Group, en donde funda Pixar y les entrega RenderMan, su propio software de renderización con el cual convierte a las películas de caricaturas en películas animadas… ¡Nuevamente evolución! Con esto, Seteve colabora en la creación de la primera película de Toy StoryBichos. La empresa crece y después lanzan Monsters Inc.Buscando a NemoCarsWall-EUp. ¿A caso no han sido algunas de las películas más aclamadas por el público en general?

“La gente ya no lee a Herodoto ni a Homero a sus hijos, pero todos ven películas.” -Steve Jobs en entrevista con la revista Time.

Posteriormente Steve regresó a Apple como CEO de la empresa y sus ideas nuevamente destacaron ahora fijadas en la delicadez de su productos, en la estética y en la calidad de sus partes para forjarlos como herramientas de prestigio, porque “menos es más” y eso, hasta ahora, nos queda sumamente claro.

Será difícil olvidar al hombre que se paraba frente a la prensa y otras personalidades para hablar de lo sobrenatural del iPod, iPhone, del iPad, de iTunes, y demás, con la palabra precisa y sin tanto alardeo.

Steve falleció el 5 de octubre a 2011 a causa de cáncer de páncreas, pero el 24 de febrero de 1955 nació junto con la visión y el carácter de un monstruo de la tecnología, el impulso de las virtudes de las que hoy gozamos en una computadora y el padre de los teléfonos inteligentes, y sin exagerar.

Fuente: Redacción

Haga clic para comentar

Haz un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Somos el primer medio de comunicación mexicano enfocado en noticias positivas, de caracter local, nacional e internacional.

© 2015 Territorio Informativo. Territorio Informativo, TI, el logotipo, "No todas son malas noticias" son marcas registradas por Cilantro Digital Group S.A de C.V

Arriba
A %d blogueros les gusta esto: